Fotografia de bebés e infantil

Aunque resulte difícil de creer, fotografiar niños es una de las tareas más difíciles a las que se puede enfrentar un fotógrafo profesional. Sin embargo, también es una de las más agradecidas puesto que los reportajes de recién nacidos incluyen muchos gestos hermosos, únicos e irrepetibles. Nos encanta fotografiar la ternura y el amor de los padres y también esa paz tan característica que transmiten los recién nacidos.

En Sietefotografia hemos realizado reportajes de fotografía de bebés y niños desde hace más de 10 años y por eso sabemos lo importante que es una buena planificación de las sesiones: ante un encargo de fotografía de bebés, siempre recomendamos hacerlo cuando el recién nacido tiene como máximo alrededor de 10 días de vida. Es en ese momento cuando los angelitos descansan y se muestran muy tranquilos ante la cámara. Si no se pueden organizar las sesiones antes de los quince días de vida, recomendamos aplazarla para cuando el bebé tenga ya unos siete-ocho meses, momento en que sus expresiones son más maduras, pero igualmente únicas.

Habitualmente realizamos reportajes de fotografía de bebés e infantil en estudio, donde controlamos la iluminación, los fondos, el vestuario y el atrezzo de los niños, aunque también nos desplazamos a domicilio, en caso que el cliente lo requiera. En las fotografías infantiles, solemos completar los encargos con fotografías tomadas en exteriores, en espacios naturales y ajardinados o también en otros escenarios más originales como parques infantiles, zonas de juegos, espacios deportivos, etc.

Fotógrafo infantil y bebés
FacebookTwitterShare