Fotógrafo corporativo: captar el alma de las empresas

La fotografía corporativa es un sector muy dinámico que puede inscribirse dentro del campo más amplio de la fotografía industrial. Lo que diferencia básicamente a la fotografía corporativa dentro de esta categoría es que en general, el objetivo a retratar no son los espacios (instalaciones, fábricas, laboratorios…) sino las personas. El fotógrafo corporativo debe captar imágenes en las que los protagonistas sean los equipos humanos que conforman las plantillas de las empresas, así como los cuadros directivos y los operarios. En este sentido, el fotógrafo que realice las producciones y los reportajes puede pertenecer a la empresa o ser un profesional independiente, especializado en este tipo de trabajos.

ver portolio de fotografía corporativa

 

 

Foto de ejemplo de un fotografo publicitario

Foto de ejemplo de un fotografo publicitario

 


 

Fotógrafo corporativoEl factor humano en fotografía corporativa

La fotografía corporativa tiene la obligación de mostrar a los integrantes de la empresa bajo una luz favorable, tanto en cuanto a bienestar y seguridad, como en lo relativo a eficacia. Para ello, las fotografías se realizarán casi siempre en entornos empresariales y fabriles, además de en laboratorios, proyectos de exterior y cadenas de montaje. Estos ambientes ofrecen al fotógrafo especializado la posibilidad de combinar el interés estético de los escenarios con la presencia de personas, que al estar realizando su trabajo conforman un todo con el espacio. El fotógrafo debe ser “invisible” (en lo posible) a la hora de captar las imágenes, de forma que los “modelos” no se sientan cohibidos por la presencia de las cámaras y su labor resulte cien por cien natural. Saber reflejar la actividad de la compañía dentro de un entorno seguro y agradable es la labor fundamental del profesional especializado en fotografía corporativa.

Fotografía corporativa de grupo

En muchas ocasiones, las empresas requieren los servicios del fotógrafo corporativo para realizar fotografías de grupo en las que aparecen las plantillas y/o los cuadros directivos. Estas fotografías pueden realizarse para anuarios, con motivo de aniversarios, durante determinados eventos, o como parte de los calendarios de actividades de las empresas. Los dossieres de presentación también suelen mostrar este tipo de fotografías, mientras que los altos cargos y ejecutivos necesitan fotografías propias, en muchos casos retratos individuales. El fotógrafo debe estar preparado para realizar estas tomas en un estudio o en el entorno de la propia empresa, dependiendo de las necesidades del cliente.

Fotógrafo corporativo : Eventos y viajes de empresa

Dentro de la fotografía corporativa, los eventos, presentaciones, comidas de empresa y viajes son algo habitual. La mayoría de las compañías requieren los servicios de fotógrafos que inmortalicen determinados momentos, para más tarde enviar las imágenes a medios de comunicación, clientes y/o proveedores, así como para su propio archivo. El fotógrafo profesional que cubra este tipo de eventos debe contar con equipo específico para cada ocasión, que abarque tanto cámaras como flashes o trípodes, entre otros medios. La capacidad de reacción del fotógrafo y su habilidad para sacar a los distintos participantes en el evento bajo una luz favorable (no solo en el sentido de la iluminación, sino también para captar gestos agradables y evitar la posible distorsión que crea el movimiento) son virtudes muy a tener en cuenta.

Procesos productivos

A la hora de hacer un reportaje de fotografía corporativa en las instalaciones de una empresa o fábrica, parte del trabajo consiste en reflejar la labor de los equipos en las distintas secciones. El fotógrafo acudirá a las instalaciones durante una jornada laboral y captará el “alma” de la empresa a través del trabajo de la plantilla. En este tipo de fotografías es importante reflejar al individuo y acentuar su relevancia como elemento indispensable, pero también resulta fundamental captar la esencia del grupo que trabaja en las instalaciones, haciendo hincapié en la labor de equipo y en la integración de la persona en su entorno de trabajo.

El retoque en fotografía corporativa

Tras la realización del reportaje in situ, la labor de retoque es la última parte del trabajo del fotógrafo corporativo. Esta tarea implica seleccionar las tomas más interesantes, ajustar detalles como los balances de blancos y el enfoque, y entregar al cliente un resultado general perfecto. De esta manera, el reportaje de fotografía corporativa mostrará los valores de la empresa de la forma más atractiva y profesional.

FacebookTwitterShare