Fotógrafo profesional de bodas: capturando momentos

Una boda es sin duda un momento inolvidable, y quienes lo viven (como partícipes o como invitados) siempre lo atesoran entre sus recuerdos. Pero las imágenes se pierden si no se plasman, y por este motivo en cualquier enlace se hace imprescindible contar con un fotógrafo profesional de bodas que consiga captar la atmósfera de la celebración, reflejando la importancia del día y la belleza del evento. El fotógrafo de bodas debe contar con una serie de cualidades que lo diferencian de otros especialistas dentro de la misma profesión, tales como la discreción y la capacidad de comprender lo que sus clientes necesitan.

Fotógrafo  de bodas.

El fotógrafo profesional de bodas está llamado, sobre todo, a reflejar en sus imágenes la belleza y la alegría de un momento inolvidable. Quienes contratan sus servicios buscan plasmar los buenos momentos que la celebración dejó en sus vidas, de cara al futuro. El fotógrafo que se encargue de inmortalizar la boda tendrá que reflejar en el reportaje la decoración de los espacios (iglesias, restaurantes, salas, jardines…), la elegancia de los invitados, la belleza de la novia, el atractivo del novio… Y sobre todo, saber captar el clima de alegría del momento y la compenetración entre la pareja.

De principio a fin

Hoy día, los reportajes que realiza un fotógrafo profesional de bodas incluyen muchos aspectos que antaño no estaban presentes. Es habitual que la novia requiera la presencia del fotógrafo antes de acudir a la ceremonia, para obtener una serie de tomas informales durante el proceso de preparación. Tras la llegada de los invitados y la entrada a la iglesia o al juzgado, momentos que deberán ser convenientemente retratados por el fotógrafo, la ceremonia vive uno de los instantes cruciales. A continuación, la salida de invitados y novios ofrece al fotógrafo de bodas un momentoinmejorable para retratar la alegría de quienes han acudido a la ceremonia. Posteriormente, durante el cóctel, la comida y/o la cena el profesional tendrá la ocasión de realizar fotografías llenas de vida, en las que la espontaneidad está garantizada.

Reportajes de novios

En la fotografía de bodas, también es habitual que el reportaje donde la pareja muestra su amor y su elegancia se realice antes o después del día señalado. Para tal fin, los novios se atavían con sus trajes de boda y acompañan al fotógrafo a un enclave paisajístico de especial belleza, como por ejemplo un parque o unos jardines. El fotógrafo profesional de bodas tiene en esta ocasión la oportunidad de hacer posar a sus modelos por un día, sacando todo el partido al entorno y la indumentaria de ambos. La existencia de un entendimiento total y una buena compenetración entre fotógrafo y cliente es básica para que el resultado se ajuste a los requerimientos de estos últimos, garantizando la profesionalidad del fotógrafo y aumentando así su prestigio.

Fotografías en estudio

Además de los reportajes en exteriores, la fotografía de bodas también tiene lugar en el estudio. Los platós permiten iluminar a los novios de manera profesional, realzando así su atractivo y su expresión. En estos espacios es posible realizar retratos conjuntos, primeros planos, planos medios y planos generales, con distintos fondos más o menos evocadores. Estas sesiones también deben ser un momento especial para los novios, que se sentirán como estrellas por día durante su realización.

El día después

Una vez terminadas las sesiones y finalizada la ceremonia, la presentación final es el último aspecto que el fotógrafo de bodas debe cuidar. Es importante reunirse con los clientes para mostrarles las imágenes antes de proceder a su impresión sobre papel. Posteriormente los recién casados recibirán el reportaje convenientemente presentado, a la altura del momento reflejado. Antes de hacer el reportaje, conviene tratar con los clientes la posibilidad de que los invitados puedan adquirir copias de las fotografías tomadas durante la celebración.

La fotografía de bodas es un campo artístico y profesional donde prima la capacidad de captar la belleza de los instantes y de reflejar las emociones. Un buen fotógrafo de bodas no solo realiza reportajes fotográficos: también ofrece a sus clientes recuerdos, sentimientos y momentos inolvidables plasmados sobre papel.

Nosotros como fotógrafos de bodas tenemos fotógrafos de bodas freelance de bodas en distintas ciudades de España, como Barcelona y Madrid.

FacebookTwitterShare