Fotógrafo de producto: la atención al detalle

La fotografía de producto es la que retrata productos comerciales, con el objeto de difundir su imagen y lograr la atención del consumidor. Esto implica que el fotógrafo de producto debe ser capaz de reflejar todas las características del producto al detalle, pero siempre sacando el máximo partido a sus cualidades. La fotografía de producto no debe falsear la realidad de lo que retrata, pero sí manipularla en cierta medida para conseguir que las imágenes “hablen” sobre las cualidades del producto retratado. Para ello, el fotógrafo profesional debe utilizar todos los recursos a su alcance, tanto a la hora de realizar las fotografías como posteriormente, durante la edición digital.

ver portolio de fotografía de producto

 

 

fotógrafo de producto

fotógrafo de producto

 


Características de la fotografía de producto

La fotografía de producto se caracteriza por el grado de detalle que ofrece y por el acercamiento al objeto fotografiado. Es fundamental lograr que todas y cada una de sus partes aparezcan bien iluminadas y enfocadas, salvo que la estética requerida por el cliente indique lo contrario. Suele tratarse de fotografías publicitarias, a menudo con fondo neutro o blanco, y en muchas ocasiones son imágenes silueteadas destinadas a formar parte de catálogos. La fotografía de producto normalmente se engloba en otras ramas, como la fotografía publicitaria y la fotografía industrial.

Exteriores y estudios

A la hora de realizar fotografías de producto, conviene contar con una iluminación lo más natural posible. La luz natural refleja los colores a la perfección y resalta la belleza de los materiales. Muchas veces es conveniente realizar las fotografías en exteriores, aunque en estudio se controlan mejor aspectos como la iluminación artificial y las sombras. Sea como fuere, lo más importante en fotografía de producto es que las imágenes sean nítidas y presenten un enfoque adecuado, y sobre todo, que muestren la “mejor cara” del producto a fotografiar.

Tipos de fotografía de producto

Dentro la rama de fotografía de producto, podríamos decir que hay tantas sub-categorías como productos hay para fotografiar. El fotógrafo de producto tendrá que tomar imágenes de alimentos, envases, coches, prendas de ropa, herramientas, accesorios… Que pasarán a formar parte de manuales formativos o técnicos, libros de instrucciones, catálogos o campañas publicitarias, entre muchas otras opciones. Un buen fotógrafo de producto sabrá cómo fotografiar cada producto para realizar el mejor trabajo posible: para ello, conviene trabajar con un estilista especializado en producciones fotográficas de los productos en cuestión, quien se encargará de lograr que las composiciones se ajusten a los requerimientos del cliente.

La colaboración con el estilista

A la hora de hacer un reportaje de fotografía de producto, el estilista será el mejor aliado del fotógrafo para lograr los objetivos deseados. Lo mejor es trabajar con un profesional especializado en el tema a fotografiar: alimentos, moda, accesorios, peinados, complementos decorativos… Ellos saben buscar las composiciones y los puntos de vista adecuados, de forma que la fotografía saque todo el partido al producto y ponga en valor sus cualidades. Un fotógrafo de producto profesional de producto suele colaborar siempre con los mismos estilistas, conoce suficientemente la calidad de su trabajo y establece una relación basada en la comunicación y la confianza. Estos aspectos hacen que el trabajo sea más ágil y eficaz, y que los resultados se adecúen a las necesidades del cliente.

Retoque fotográfico

En fotografía de producto, la importancia de la post-edición de imágenes es mayor que en otros campos. A través de programas de retoque fotográfico y de imágenes generadas por ordenador, el fotógrafo de producto puede corregir determinados errores, aumentar o disminuir el contraste, mejorar el foco, cambiar el encuadre y retocar los colores de las imágenes. La combinación de varias fotografías de detalle en una sola es otra de las técnicas empleadas en la fotografía de producto: por ejemplo, para realizar una fotografía de una botella de vino, sobre una imagen general de la botella se pueden incorporar tomas de la etiqueta, el corcho, etc. En este sentido, para lograr resultados perfectos y creíbles el fotógrafo de producto deberá conocer a fondo las herramientas informáticas a su alcance.

FacebookTwitterShare