Fotógrafo infantil: imágenes con encanto

El fotógrafo infantil y de bebés es un profesional especializado en captar el fugaz encanto de la infancia. Los pequeños son una fuente inagotable de expresión, ingenuidad, movimiento y carácter, factores que los convierten en modelos de excelencia para las campañas publicitarias. La fotografía infantil está experimentando un auge imparable, y dentro de ella la fotografía de bebés: si bien hace años el fotógrafo profesional únicamente inmortalizaba momentos señalados como el bautizo o la comunión, hoy día es habitual que los padres quieran reflejar muchos otros instantes de la vida de sus hijos, como el nacimiento y las distintas etapas de la infancia.

ver portolio de fotografía infantil y bebés

 

 

fotografia-infantil-bebes


Fotografía infantil para particulares

Tener fotos hermosas de los niños a medida que van creciendo es algo que todos los padres desean. Por eso, la gran mayoría considerar contratar los servicios de un fotógrafo infantil en algún momento de sus vidas, e incluso en distintas ocasiones. Lo normal es que el fotógrafo realice el reportaje en un estudio donde podrá controlar la iluminación, los fondos, el vestuario y el atrezzo de los niños, y así ofrecer a los padres un resultado acorde a sus expectativas. En este sentido, conviene contar con servicios extra como peluquería y estilismo, que permitirán al fotógrafo infantil sacar todo el partido a las poses de los pequeños. El reportaje se puede completar con fotografías tomadas en exteriores: los recintos naturales y ajardinados son especialmente atractivos, pero para tomar imágenes espontáneas y vivas también se pueden elegir otros escenarios más originales como parques infantiles, zonas de juegos, espacios deportivos…

Fotografía publicitaria

La fotografía publicitaria de niños y bebés es un enorme campo de acción para el fotógrafo profesional. Hay muchísimas empresas que desean incluir imágenes de niños en sus campañas: desde marcas relacionadas con el sector de la infancia (moda, accesorios y complementos, juguetes, mobiliario…) hasta otras compañías que deseen transmitir valores relacionados con la infancia y la familia: diversión y espontaneidad, por ejemplo. En estos casos, el fotógrafo infantil retratará a los niños en solitario o en grupo, con otros niños o con adultos, y en muchos casos en entornos específicos. Otros posibles clientes son los colegios privados, los organismos oficiales, el sector de la alimentación, las grandes superficies, los parques de ocio y centros comerciales y un sinfín de opciones más.

Fotografía de bebés

La fotografía de bebés es una categoría fundamental y con entidad propia dentro de la fotografía infantil. Muchas veces el fotógrafo de bebés comienza su labor como fotógrafo de embarazadas, con el objeto de inmortalizar los primeros meses de la vida del niño desde que se encuentra en el vientre de la madre. La fotografía de bebés requiere que el profesional tenga delicadeza, paciencia y cuidado, y demuestre ternura y cariño hacia los modelos: los padres y las empresas que requieran sus servicios para campañas publicitarias agradecen en gran medida estas atenciones. La fotografía de bebés se realiza siempre en estudio, donde es posible retratar a los más pequeños en entornos agradables, climatizados y con todas las condiciones necesarias para su bienestar.

Bautizos, comuniones y más

El fotógrafo infantil es también, en gran medida, un fotógrafo de eventos. Los momentos más importantes de la vida de los niños suelen ir asociados a ocasiones como bautizos, comuniones y otras celebraciones: graduaciones escolares, aniversarios… A la hora de organizar estos reportajes, el fotógrafo infantil realizará una parte de las tomas en el estudio y otra durante el evento en sí. Las fotografías de estudio consisten en imágenes del niño o los niños, acompañados o en solitario, ataviados con sus mejores galas y con fondos y atrezzo específicos. Por otra parte, durante el evento el fotógrafo se dedicará a captar imágenes que reflejen los momentos fundamentales del día, así como otros más relajados en compañía de amigos y familiares, o en plena diversión.

FacebookTwitterShare