Fotógrafo Publicitario

Fotógrafo Publicitario: Vender a través de la imagen.

La fotografía publicitaria es uno de los sectores en los que más profesionales de la fotografía se mueven. La publicidad ofrece innumerables oportunidades al fotógrafo profesional para desarrollar su trabajo, tanto en revistas, diarios y vallas publicitarias, como en el enorme escenario que actualmente supone Internet. En la fotografía de publicidad, los campos son muchos y muy variados: en este ramo tienen cabida prácticamente todos los fotógrafos especializados en retratar temas como la moda, los productos industriales, los alimentos, los interiores… Sin embargo, la fotografía publicitaria tiene sus propias normas y necesidades que hacen imprescindible el trabajo de un profesional especializado en el campo.

ver portolio de fotografía publicitaria

 

 

Ejemplo de reloj por un fotografo publicitario

fotografo publicitario

 


Objetivo: las ventas

Si bien la fotografía publicitaria no debe renunciar a buscar la excelencia en aspectos como la belleza o la calidad, el fotógrafo profesional ha de tener siempre en cuenta que el objetivo de su trabajo es conseguir aumentar las ventas del producto. Esto hace que la fotografía de publicidad difiera considerablemente de otras ramas, en las que se busca fundamentalmente retratar la realidad. La fotografía publicitaria se basa en imágenes encaminadas a mostrar lo que se vende de la forma más atractiva posible, manipulando la realidad a través de distintas técnicas, herramientas y recursos. A este respecto, el briefing previo y las reuniones con el cliente son elementos clave para que el fotógrafo publicitario tenga claro hasta qué punto puede distorsionar la realidad, de cara a lograr sus objetivos.

Fotógrafo Publicitario :Realidades reinventadas en fotografía publicitaria

La fotografía de publicidad, al igual que la cinematografía de ficción, tiene lugar en una realidad “inventada” que se crea específicamente para cada ocasión. Lo que vemos en las imágenes fotográficas de las campañas de publicidad son entornos no reales (pero sí inspirados en la realidad), creados al detalle para influir en nuestra opinión sobre el producto mostrado. El fotógrafo publicitario, en este sentido, trabajará en colaboración con un estilista o equipo de estilistas que montarán los escenarios y recrearán los paisajes. Tras realizar las tomas, el trabajo de post-producción es básico en este campo: el retoque fotográfico y la inclusión de imágenes generadas por ordenador son una parte importantísima de la fotografía publicitaria.

Fotógrafo Publicitario : Formación constante

Un buen fotógrafo publicitario debe contar con una sólida formación en el manejo de aquellas herramientas informáticas que puedan ayudarle a conseguir los mejores resultados. Actualizar dicha información a través de cursos y seminarios le ayudará a mantenerse en primera línea, dentro de su profesión. En fotografía de publicidad, es básico también conocer a fondo las tendencias actuales en todos los campos del comercio: moda y complementos, interiorismo y decoración, diseño industrial, arquitectura, alimentación y gran consumo, y un largo etcétera de sectores.

En busca de la originalidad

La calidad de su trabajo, el talento y el buen hacer del fotógrafo publicitario son elementos fundamentales para conseguir campañas. Sin embargo, y sin dejar de lado estas características, hay algo que hará destacar al profesional de la fotografía por encima de los demás: la originalidad. Saber distanciarse de lo trillado, alejándose de lo que hacen los demás y logrando imágenes impactantes que permanezcan en la retina de quien las contempla, es una cualidad que las marcas buscan cada vez más. En publicidad, la originalidad y la capacidad de impactar al espectador son aspectos altamente valorados; ser capaz de realizar campañas de alta calidad, que al mismo tiempo resulten originales y rompedoras, es una habilidad que hará que el profesional destaque por su trabajo y sea reconocido dentro de la profesión.

Por supuesto, la profesionalidad y la capacidad de gestionar todo el equipo necesario para una producción (en donde entran aspectos como el estilismo, el transporte o la consecución de permisos para realizar reportajes en distintos espacios) también son rasgos altamente valorados por los clientes en el campo de la fotografía publicitaria.

FacebookTwitterShare